Deja que te cuente...

Entre el alma y la palabra, el silencio se hace verso.

jueves, 28 de febrero de 2013


  Sueños azules,
                             distraídos
por el vuelo de una gaviota de pico grande.

          Se riza
luciendo sus encantos
                    y en éxtasis de espuma blanca,
       acaricia el plumaje del ave,
                                          en sus breves zambullidas.

Se aleja satisfecha con su captura
         y el mar se duerme
                                           recreando el feliz encuentro.

Los peces emigran mar adentro
                                  y la ladrona cambia el rumbo
           en busca de alimento.

                 Queda el verde vacío 
 y no comprende
                                       por qué se ha quedado solo.

Desde el horizonte
                 añoro la tibieza de las aguas de la orilla.




Anna Benítez del Canto

1 comentario:

  1. El mar y el cielo dichosa creación para ser musa.
    :) Besitos Anna

    ResponderEliminar